Vivo en una Fabrica.

El proyecto “Vivo en una Fábrica” llevado a cabo junto a  miembros de AUFI ,actualmente en curso,se centra en  la re-activación de espacios industriales abandonados mediante la implantación en su interior de unidades de actividad productiva sostenible.

Estas unidades están pensadas como pequeñas comunidades residenciales, organizadas a partir de modelos cooperativos, inspirados en determinadas experiencias surgidas espontáneamente en espacios abandonados o marginados de nuestras propias ciudades.

Los grupos de trabajo analizados, más allá del simple sistema del co-working, consiguen hacerse viables compartiendo recursos y colaborando solidariamente en las diferentes categorías de actividades sobre las que se apoyan. El aspecto en que presentan mayor precariedad es posiblemente el de su relación con los espacios físicos que ocupan. En la mayoría de los casos, por pura necesidad, se trata de volúmenes de carácter industrial como naves y talleres, donde disfrutar de una espacialidad generosa y flexibilidad de usos.

Nuestro proyecto explora la posibilidad de poner determinados espacios industriales actualmente sin uso al servicio de estas iniciativas para, de manera controlada, ofrecer una alternativa de reactivación de estos espacios frente a la operación convencional de rehabilitación y reutilización para usos no industriales. Pensamos en comunidades inspiradas en formas de vida “life-work”, como las de los primeros lofts neoyorquinos, de manera que viviendo dentro de la fábrica, estas comunidades consiguen algo más que conservar y mantener estos viejos edificios, consiguen volver a darles la vida que perdieron cuando dejaron de ser productivos.

Este proyecto de investigación lleva aparejado un análisis de edificios industriales abandonados en el ámbito de la comunidad autónoma andaluza, con el fin de seleccionar aquellos casos que pueden prestarse mejor a la experiencia. En nuestra comunicación exponemos un caso concreto: Las naves de Hytasa en Sevilla, para cuyo interior se ha realizado un proyecto de implantación de unidades prefabricadas que compondrían un hábitat formado por espacios residenciales y por espacios de trabajo.

En este sentido, la investigación reclama una nueva forma de comprender el patrimonio industrial, situándolo en una dirección que alcance su puesta en valor y la re-activación de éste como respuesta a las necesidad de nuestra realidad social.

Antes de esbozar ninguna propuesta, fue preciso realizar un estudio sobre casos similares en un entorno próximo. Para este proceso, nos fijamos en los ejemplos acaecidos en la calle San Luis (Sevilla), entre otros. Estos grupos de trabajo, más allá del simple sistema de co-working, se hacen posibles compartiendo recursos y colaborando solidariamente en las actividades que desarrollan.

Los resultados de este primer estudio fueron presentados en las XVI Jornadas Internacionales INCUNA, celebradas en Gijón, bajo el título “Vivo en una Fábrica. Nuevos modelos de Hábitats como estrategias de recuperación de espacios industriales”.

Actualmente, en base a las conclusiones obtenidas, trabajamos en una propuesta para las naves de Hytasa en Sevilla, lugar tomado como espacio-laboratorio. A grandes rasgos, el proyecto persigue la re-activación del espacio mediante la implementación de unidades de actividad productiva sostenible. Estas unidades están pensadas como pequeñas comunidades residenciales, vivienda-taller, organizadas a partir de modelos cooperativos.

Vivo en una Fabrica

Vivo en una Fabrica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s